Alimentos transgénicos

 

El primer alimento transgénico se comercializó en 1994 en Estados Unidos , el tomate "Flavr-Savr", obtenido por la empresa Calgene. En este caso , el gen insertado inhibía la enzima poligalacturonasa, responsable del ablandamiento y senescencia del fruto maduro ; al no ser activa, este proceso es muy lento, y los tomates pueden recogerse ya maduros y comercializarse directamente (los tomates normales se recogen verdes y se maduran artificialmente antes de su venta con etileno, por lo que su aroma y sabor son inferiores a los madurados de forma natural).

La misma técnica se ha utilizado para conseguir una soja con un aceite con alto contenido en ácido oleico (80 % o más, frente al 24% de la soja normal), inhibiendo la síntesis del enzima oleato desaturasa.

La inclusión de genes vegetales, animales o bacterianos da lugar a la síntesis de proteínas específicas. La soja resistente al herbicida glifosato, conocida con el nombre de "Roundup Ready" y producida por la empresa Monsanto contiene un gen bacteriano que codifica el enzima 5-enolpiruvil-shikimato-3-fosfato sintetasa. Este enzima participa en la síntesis de los aminoácidos aromáticos, y el propio del vegetal es inhibido por el glifosato; de ahí su acción herbicida. El bacteriano no es inhibido.

El maíz resistente al ataque de insectos contienen un gen que codifica una proteína de Bacillus thuringiensis, que tiene acción insecticida al ser capaz de unirse a receptores específicos en el tubo digestivo de deteriorados insectos, interfiriendo con su proceso de alimentación y causando su muerte , la toxina no tienen ningún efecto sobre las personas ni sobre otros animales. La utilización de plantas con genes de resistencia a insectos y herbicidas permite reducir la utilización de plaguicidas y conseguir un mayor rendimiento.

También se ha obtenido una colza con un aceite de elevado contenido en ácido laúrico, mediante la inserción del gen que codifica una tioesterasa de cierta especie de laurel.

Los vegetales resistentes a virus se consiguen haciendo que sinteticen una proteína vírica que interfiere con la propagación normal del agente infeccioso. Estos vegetales contienen proteína vírica, pero menos de la que contienen los normales cuando están severamente infectados.

Los vegetales transgénicos mas importantes para la industria alimentaria son, por el momento :

  • la soja resistente al herbicida glifosato . Está destinada a la producción de aceite, lecitina y proteína.

  • y el maíz resistente al taladro, un insecto .Aunque se utilice en algunos casos la harina, la utilización fundamental del maíz en relación con la alimentación humana es la obtención del almidón, y a partir de este de glucosa y de fructosa.

 

¿Para qué vegetales transgénicos?

Actualmente existen, comercializados o en proceso avanzado de desarrollo, vegetales modificados para que:

  • Tengan una vida comercial mas larga.

  • Resistan condiciones ambientales agresivas, como heladas, sequías y suelos salinos.

  • Resistan a herbicidas.

  • Resistan plagas de insectos.

  • Resistan enfermedades

  • Tengan mejores cualidades nutritivas

 

¿Cuantos tipos de alimentos transgénicos existen?

Podemos considerar los siguientes grupos:

1. Sustancias empleadas en tratamientos de animales para mejorar la producción.

El mejor ejemplo es la hormona de crecimiento bovina recombinante utilizada para aumentar la producción de leche. Se utiliza en Estados Unidos, pero no en la Unión Europea.

2. Sustancias empleadas en la industria alimentaria, obtenidas en microorganismos por técnicas de DNA recombinante.

Por ejemplo, la quimosina (cuajo) recombinante. Usada ya en la UE para fabricar queso. Tiene problemas burocráticos (denominaciones de origen) pero no es una fuente de problemas ecológicos, ni tiene riesgos para el consumidor.

3. Animales transgénicos que segreguen en su leche una proteína humana, o que tengan un contenido menor de lactosa, etc.

No existen todavía a nivel comercial.

 

Debe hacerse notar que en estos tres casos no se liberan organismos al medio ambiente. Una vaca no es un organismo que pueda "polinizar" sin control a nadie, y en los otros casos solamente se comercializan las sustancias puras obtenidas. No hay que considerar pues aspectos relacionados con la ecología, como transferencias de genes de resistencia, etc. Únicamente son importantes los aspectos relacionados con la seguridad de los consumidores, fáciles de examinar además en estos casos.

 

  • En este momento solamente se utilizan unos cuantos vegetales modificados genéticamente, que serían los auténticos "alimentos transgénicos"

1. El primer alimento disponible para el consumo producido por ingeniería genética fue el tomate "Flavr Svar". Este tomate había sido modificado para que resistiera mas tiempo después de madurar, evitando que produjera un enzima esencial en el proceso de senescencia ("apochamiento")

2. Otro producto importante es la soja transgénica. En este caso, lo que se ha hecho es introducir un gen que la hace resistente a un herbicida, el glifosato, conocido por su nombre comercial de Roundup (Monsanto).

3. El maíz transgénico se ha obtenido para que sea resistente a un insecto, el taladro del maíz, y a un herbicida, el glufosinato. Por lo que respecta al herbicida, vale lo dicho para la soja. En cuanto a la resistencia contra el insecto, se obtiene insertando en el maíz el gen de una proteína insecticida de una bacteria. Esta proteína insecticida es perfectamente inocua, y su utilización está autorizada incluso en la llamada "agricultura ecológica" Las perspectivas de esta tecnología son muy amplias. ya existen varias docenas de plantas mas a punto de comercializarse, y en los próximos años su numero ascenderá a centenares

4. Aunque todavía no existen, están ya en desarrollo los vegetales con un gen extraño para consumo alimentario directo. Serán patatas, frutas, etc , con genes que les confirieran resistencia a insectos, heladas, salinidad, etc. Estos productos exigirían un examen minucioso en cuanto a seguridad (toxicidades a coarto y largo plazo, alergias) antes de su comercialización. También se pueden desarrollar bacterias, levaduras, etc, utilizables en la fabricación de alimentos (pan, cerveza, yogur etc.), modificando el genoma de las convencionales, introduciendo el gen de un enzima de otro microorganismo o induciendo la sobreexpresión de un gen propio.

Es un campo muy prometedor, donde están empezando a obtenerse resultados. También es uno de los campos en los que hay mayor porcentaje de investigación publica.

 

¿En qué alimentos podemos encontrar productos transgénicos?

El maíz y la soja manipulados genéticamente son comerciales en el Estado español. Estos productos son poco consumidos de forma directa pero:

  • Los transformados de soja y maíz se incorporan como ingredientes en, aproximadamente, un 60% de los alimentos elaborados industrialmente : productos de repostería, chocolates, pan de molde, conservas, comidas congeladas, potitos, helados, aperitivos, productos dietéticos, mermeladas, margarinas, aceites vegetales, etc.

     

  • La forma en que se suelen presentar tales ingredientes derivados de la soja son : aceite, grasa vegetal (a menudo se 'esconde' detrás de la denominación aceites/grasas vegetales), harinas, emulsionantes, espesantes, proteínas, emulgentes (lecitina - E322), mono y di glicéridos (E471), etc.

  • El maíz, aunque en menor medida que la soja, forma parte como ingrediente en variedad de alimentos preparados industrialmente. Destaca su participación en forma de harina, almidón, aceite, maltodextrina, dextrosa, jarabe (sirope) de glucosa, sémola , sorbitol (E420) , etc.

     

En tales condiciones, es muy difícil poder establecer qué productos contienen OMGs (organismos modificados genéticamente) componentes de OMGs, por lo que en los más de los casos sólo podemos sugerir el riesgo de que así sea, pero carecemos de un absoluta certeza. Aun cuando actualmente se hable de otros alimentos (tomates, remolacha, melones, etc.), la soja y el maíz son, hoy por hoy, las únicas dos semillas transgénicas que se comercializan en alimentación.

 

El etiquetado como transgénico

Desde Septiembre de 1998 un Reglamento Europeo obliga a etiquetar los ingredientes derivados de soja o maíz transgénicos. Por lo tanto los fabricantes tienen obligación de mencionar en la lista de ingredientes 'producido a partir de soja/maíz modificado genéticamente'.

Desde Abril 2000 los aditivos y aromas también deben ser etiquetados. Sin embargo, en el caso en que no sea detectable el transgénico en el producto final no deben cumplir esta norma y por lo tanto escapan al etiquetado.

Volver